Proceso de marketing

Uno de los departamentos que mayor protagonismo está cobrando hoy en día en las compañías es el departamento de marketing. Si bien hace unos años se traba de un área que estaba algo desplazada y menospreciada por parte del equipo directivo, hoy supone el pilar de camino hacia el éxito de la compañía.

Es gracias al marketing cómo verdaderamente las compañías entienden a sus clientes, cómo y por qué se comportan de la manera en que lo hacen, qué necesitan, cuáles son sus gustos, así como las tendencias del sector. Sin embargo, ¿cómo detectan las empresas todas las oportunidades que el mercado ofrece? A través de los procesos de marketing. ¡Descúbrelo!

Proceso de marketing

Imagen: Rawpixel.com || Shutterstock

Fases del proceso de marketing

Las etapas del proceso de marketing nos van a servir para conocer las principales actividades de marketing y saber cómo y cuándo realizarlas para que tengan el mayor alcance y nos permitan obtener la mayor rentabilidad posible.

El proceso de marketing consiste en analizar las oportunidades que el mercado nos brinda, investigando y seleccionando los nichos adecuados y diseñando y planteando estrategias.

El proceso general de marketing en cualquier empresa comprende todas las fases por las que se pasa hasta que se implementa, ejecuta y evalúa una estrategia de marketing, analizándolo desde prácticamente el momento que nace y es tan solo una simple idea.

A continuación, te detallamos algunos ejemplos del proceso de marketing:

1. Búsqueda de oportunidades de negocio.

La primera de las fases del proceso de marketing consiste en la búsqueda, análisis y estudio de las diversas oportunidades de negocio que puedan existir en el mercado.


Para ello, te aconsejamos que pongas en marcha un estudio e investigación del mercado, para analizar la situación actual, tanto del entorno como de tu propia empresa. De esta manera, podrás identificar cosas tales como:

  • Necesidades.
  • Problemas.
  • Deseos.
  • Tendencias.

2. Segmentación y selección de mercados.

La segunda fase del proceso de marketing es la de seleccionar a quién nos vamos a dirigir. Porque de nada sirve tratar de contentar a todo el mundo, nuestra estrategia sería un fracaso. Debemos focalizar y aunar todos nuestros esfuerzos en aquel trocito de mercado que sabemos o tenemos certeza de que va a responder bien y va a darnos buen feedback. Por ello, debemos segmentar el mercado, analizar cómo es cada una de esa partes y elegir la que más nos conviene.

3. Análisis de mercado.

Una vez sabemos el mercado donde vamos a operar, realizaremos un análisis pormenorizado del mismo, así como de los elementos que en él interactúan, centrándonos sobretodo en: consumidores y competencia. Este estudio será clave para el éxito de la estrategia de la empresa, ya que de la información que obtengamos tomaremos unas decisiones u otras.

4. Formulación de estrategias de marketing.

Otra de las etapas del proceso de marketing y la que supone el punto de inflexión en todo el proceso, es la de diseñar las estrategias de marketing que vamos a poner en marcha.
En esta fase del proceso de marketing, entra en juego el marketing mix, es decir, la definición de aspectos tales como las 4Ps del marketing: precio, producto, promoción y distribución.

5. Diseño de planes de acción.

En esta fase del proceso de marketing definiremos los pasos a dar para que esas estrategias previamente definidas lleguen a buen puerto y se implanten de manera adecuada.

6. Implementación de las estrategias de marketing.

Es el momento de poner en acción todo el trabajo, en base a los planes de acción que hemos diseñado. Emplearemos los recursos materiales y humanos que hayamos previsto, siguiendo un timing y llevando las tareas organizadas y coordinadas.

7. Control y evaluación.

La última fase del proceso de marketing. El momento de la verdad, de evaluar la implementación de las estrategias de marketing. Veremos cuán rentables han sido, las desviaciones, y si hemos alcanzado o no lo más importante: nuestras metas.

 

El proceso de marketing no debe ser el resultado de acciones aisladas, sino que debe realizarse una estrategia coordinada en el que todas las decisiones que se tomen vayan dirigidas a cumplir el mismo objetivo. Para ello, es necesario plasmar con anterioridad toda la investigación y planificación en un plan de marketing. Este documento nos servirá de hoja de ruta para saber cómo debemos actuar en cada momento con el objetivo de conseguir las metas propuestas.

Plan de marketing

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No