¿Qué tipos de cambio organizacional existen?

Verónica Ruiz
Curso Management Skills Intefi

El cambio organizacional es necesario para toda empresa, porque debe adaptarse a la transformación del mercado, de la competencia, de la tecnología y de la economía. Por tanto, ha de mantener especial atención a todos los factores tanto internos, como externos. Estos motivarán ese cambio organizacional, pero que ha de tener unos objetivos o propósitos muy precisos y aceptados por todos los que participan en este proceso. Por ello, podemos decir que existen diferentes tipos de cambio organizacional que puedes surgir en una compañía.

Los cambios pueden estar motivados por querer nuevas o mejores formas de usar los recursos, crear un nuevo valor añadido, mejorar la organización, etc. Como puedes ver, existen muchos aspectos de la empresa que pueden experimentar este cambio. Algunos teóricos señalan que existen cuatro áreas, otros prefieren hablar solo de tres. Estas serían: estructura, tecnología y personal. Otros añaden el área de procesos.

Según en el área donde se efectúe ese cambio, se denominará de una manera o de otra. Así, si, por ejemplo, una empresa en la que se depende de una única figura para su dirección, con el paso del tiempo puede cambiar su estructura a una más compleja al incorporar mandos intermedios.

Modalidades de cambio en la empresa
Imagen: fotogestoeber || Shutterstock

Las diversas clases de cambio en la empresa


Por lo que hemos visto hasta ahora, si estos cambios afectan a estas áreas tendremos cambios de:

Estructura


La mayor parte de los cambios que se dan en una organización suelen ser de este tipo. Un cambio en la estrategia puede dar origen a cambios en la estructura organizativa de la empresa. Esta última, normalmente, está definida por las especializaciones de trabajo. Por ejemplo, se podrían poner más responsables departamentales o eliminar dichos niveles de jerarquía.

También pueden incorporarse nuevos procedimientos o normas para incrementar la estandarización, etc. Todos estos cambios afectan a la estructura u organigrama de la empresa. Del mismo modo, implica una transformación en la relación entre individuos y sus respectivas funciones.

Tecnología


Con el fin de mejorar la productividad empresarial se suele invertir en nuevos equipamientos, herramientas o automatizaciones. Sin duda, es un factor muy importante a tener en cuenta, ya que va a mejorar la forma de mejorar la producción de los productos y servicios de la empresa. Asimismo aumentará su calidad.

En la actualidad el ámbito de los negocios está sometido a un proceso de transformación digital que está cambiando la forma de entender el mundo de la organización. Ya no se trata de introducir la tecnología, sino evolucionar hacia un nuevo paradigma en el que los nuevos avances tecnología han modificado los proceso y las relaciones dentro de la empresa.

Personal


En esta área se trata de cambiar comportamientos, actitudes o percepciones. Tienes que tener en cuenta que hacer equipos de trabajo cuesta tiempo, y los cambios suelen afectarlos. También se suelen cambiar los gerentes con el fin de aportar una perspectiva diferente a la empresa.

Pero, sin lugar a dudas, el personal es uno de los valores más importantes de cualquier organización. El motivo de esto es porque lo que hace competitiva a una empresa son las habilidades y capacidades de su personal.

De ahí que las acciones que se suelen llevar a cabo son: inversión en capacitación y desarrollo, nuevos valores y normas, nuevas rutinas y reorganización del personal, introducción de políticas de promoción y recompensa, así como remodelar la composición del equipo directivo.

Procesos


A éstos también se les denomina recursos funcionales. Los podemos clasificar a su vez en procesos vitales, que cada vez va a crecer más en importancia, y otros procesos o funciones inútiles que tenderán a ocupar una relevancia menor dentro de la organización o incluso pueden llegar a desaparecer. Un claro ejemplo de esto es el cambio que se ha producido en los procesos de producción masiva a una más segmentada.

En definitiva, se trata de mejorar la eficiencia del trabajo y la productividad en el que pueden intervenir la implementación de nuevas tecnologías, como robótica. Un ejemplo de esto son las cajas registradoras implementadas en algunos comercios en los que el propio cliente es el que pasa los productos por el lector de código de barras y obtiene su ticket de compra. De esta manera, el cliente ahorra tiempo.

Si atendemos al tiempo en el que se desarrolla este tipo de cambio, este último puede ser:

  • Cambio evolutivo. Este es gradual, ya que se produce poco a poco de forma incremental y se centra en algo específico.

  • Cambio revolucionario. Se trata de un cambio drástico y repentino que se da en toda la organización. En ocasiones, van acompañados de una reestructuración empresarial por todos los cambios que conlleva.

>