¿Cómo crear una empresa con la mínima inversión?

Cómo emprender con poca inversión

Poner en marcha tu propia pyme no es nada fácil. El gran problema con el que nos encontramos a la hora de emprender es la financiación. Hay que realizar una importante inversión, y no siempre tenemos acceso al crédito. A los bancos cada vez les cuesta más prestar dinero a emprendedores con un proyecto en ciernes, así que tendremos que ingeniárnoslas para crear una empresa con la menor inversión posible. Si te encuentras en esta situación, no te pierdas los siguientes trucos para sacar adelante una empresa con la mínima inversión.

Una buena idea para empezar con tu negocio

Lo primero de todo será tener una buena idea, lo que no quiere decir que sea una idea original. Si tienes un sector en mente o un mercado que quieres explotar, puedes tomar como ejemplo algún tipo de negocio que haya funcionado y adaptarlo hacia ese público o mercados que quieres explorar. En este sentido, cuestiones como el networking o las investigaciones sobre negocios e ideas de éxito te pueden ayudar a dar con el sector ideal para tu negocio. Seguramente este sea el paso más fácil de todo el proceso.

De hecho, ser capaz de identificar un nicho de mercado muy potente donde prácticamente no haya competencia. Los expertos apuntan a las empresas que ofrecen servicios como el mejor ejemplo de empresa creada con la mínima inversión posible, un desembolso que no tiene por qué superar los 100€. Se trata de sectores en los que la inversión inicial es mínima, donde no hace falta maquinaria o un local físico, y en los que mucha gente está capacitada para entrar y empezar a trabajar, sin que sea necesaria una gran especialización o experiencia.


Otra de las claves es que la empresa pertenezca a un sector donde el cliente pague rápido, algo que evitará los apuros económicos a medio plazo. También es muy importante conseguir financiación para seguir creciendo a partir de los propios beneficios del negocio. Por último, hay que saber tejer alianzas, saber qué es lo que necesitamos, quién lo tiene y conseguir que esa persona ponga sobre el mercado ese recurso necesario para nuestro negocio.

 La gestión del presupuesto de tu empresa

Una vez tienes decidido tu plan de acción, tendrás que gestionar tu presupuesto, por muy pequeño que sea. Hay ocasiones en las que la mejor forma de ahorrar es una inversión que nos permita tener un mejor control sobre los gastos e ingresos de nuestro incipiente negocio, y una de las soluciones más interesantes en este sentido es contar con el apoyo de una asesoría online que por un precio que se adapta perfectamente a los presupuestos más ajustados te guiará a lo largo de todo el proceso para que las finanzas de tu empresa no se conviertan en un problema.

El hecho de contar con una asesoría online nos evita tensiones y preocupaciones relacionadas con el aspecto económico de la empresa, ya que tenemos la seguridad de que gestionaremos el dinero de la forma más eficiente posible y que además nos ayudarán a la hora de encontrar posibles ayudas o subvenciones, ya sean públicas o privadas, con las que mejorar nuestro presupuesto. Unas ayudas o bonificaciones que no siempre conocemos, y que pueden suponer un importante impulso a la hora de poner en marcha el negocio y superar los siempre difíciles primeros meses.

A la hora de captar financiación, un asesor online te ayudará a controlar mucho mejor las condiciones que te impongan en el banco y a diseñar un plan para devolver el dinero a tiempo, ahorrándote los intereses por devolverlo tarde, además de otros problemas. Por último, un asesor será clave en la relación con un hipotético socio que te ayude a sacar adelante la empresa, una asociación que te ayudará a reducir al mínimo la inversión.