¿Para qué sirven los libros de contabilidad en las pymes?

El libro de contabilidad en la empresa

Muchas veces, al gestionar nuestra pequeña empresa, caemos en el error de menospreciar el papel de los libros de contabilidad. “¿Para qué me sirve eso a mí?”, se preguntan los pequeños empresarios que no los utilizan. Da igual si eres el dueño de una empresa que está empezando, muy pequeña, o una multinacional: los libros de contabilidad son algo que no puede faltar en tu oficina.

Requisito obligatorio

Lo primero que debes saber es que cualquier empresa que factura IVA está obligada a tener un libro de IVA donde aparezcan el libro de facturas emitidas, el de facturas recibidas, el de bienes de inversión y el de operaciones intracomunitarias. Esta es razón de sobra para tener en tu oficina un libro de contabilidad, ya que de esta manera podrás tener bajo control todo lo relacionado con la contabilidad de tu empresa y presentar la documentación necesaria ante Hacienda siempre que te lo requiera.

Y si hablamos de libros de contabilidad, hay que hacerlo de Miquelrius, la marca más destacada de libros de contabilidad. Miquelrius está especializada en este tipo de documentos, y entre los más destacados están los libros de actas, de visitas o de registro de socios, sin olvidar todos los libros básicos de contabilidad: caja, contratos, facturas, balance, subcontratación... Cada libro tiene su uso, y si tu empresa está en una comunidad bilingüe también los puedes encontrar en catalán, euskera o gallego.

Entre las ventajas de llevar al día la contabilidad de nuestra empresa destaca que podemos saber en todo momento lo que nos deben y lo que debemos. El hecho de conocer cuánto le debemos y a quién se lo debemos (proveedores, empleados, Hacienda, el banco) o lo que nos deben (clientes, Hacienda, otros deudores) y cuestiones como el importe del IVA trimestral nos permiten hacer con una gran exactitud nuestras previsiones de tesorería. Además, nos ahorramos llevar esas cuentas  en la cabeza.


Otro de los beneficios de utilizar libros de contabilidad es que, gracias a este control de la economía de nuestro pequeño negocio, podemos tomar decisiones que influirán en la factura fiscal del ejercicio. Así, podemos vernos en un escenario donde resulte fiscalmente más interesante adelantar unos gastos para reducir la tributación o, por el contrario, aplazar el cierre de una operación de venta unos días para que coincida con el inicio del siguiente ejercicio y su efecto en el impuesto del año actual sea inferior.

Gestionar la contabilidad con un libro también nos ayuda a realizar una mejor administración del inventario de productos e insumos. Y cuando hablamos de inventario nos referimos tanto a las materias primas necesarias para nuestro producto como a las herramientas y recursos que tenemos o al material de oficina, cuestiones que muchas veces pasamos por alto pero que también deberían estar en los libros de contabilidad. Al fin y al cabo, son gastos que repercuten en la contabilidad final de la empresa, cuyo IVA también se puede desgravar.

Por último, hay que destacar que el uso de libros de contabilidad facilita enormemente el trabajo a los asesores y gestores que puedas tener. Es algo que te agradecerán, ya que el hecho de tener en un libro registradas todas las facturas que han entrado en tu empresa o las que has emitido les permite hacer su trabajo de forma mucho más rápida y eficaz que si tuviesen que buscar cada vez los documentos que necesitan para ello.

Como ves, la contabilidad es una de las cuestiones más importantes de la empresa, así que no la menosprecies y aprovecha los mejores libros para llevarla al día.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No