Tipos de joint venture

Desde un punto etimológico, joint venture significa aventura conjunta. En general se trata de un mecanismo de penetración de mercados o inversión internacional. Aunque también se pueden definir como una modalidad para captar socios externos.

En definitiva, las joint venture son acuerdos de colaboración entre dos o más empresas. El objetivo es desarrollar una actividad común que beneficie a ambas. No obstante cada una mantiene su autonomía e imagen de marca.

Esta asociación es temporal y puede ser de corto, mediano o largo plazo. Como comentábamos, en esta agrupación de empresas cada una mantiene su individualidad e independencia jurídica. Sin embargo, actúan unidas bajo una misma dirección y normas. El fin es realizar una serie de operaciones en las que se distribuyen: inversiones, riesgos, gastos y beneficios.

Las principales razones por las que las empresas se asocian son por:


Tipos de joint venture
Imagen: g-stockstudio || Shutterstock

¿Qué aporta a las empresas formar una joint venture?

Entre los motivos por los que las empresas crean joint venture, podemos encontrar:

  • La diversificación de riesgos. Al emprender una actividad en solitario el riesgo es más alto.
  • Responsabilidades compartidas. Los errores y los fallos se comparten entre las empresas integradas en la joint venture.
  • Se comparten los recursos. Estos pueden ser financieros, humanos, tecnológicos, etc.
  • Apertura a nuevos mercados. Se da especialmente cuando las compañías pertenecen a países distintos. Juntas es más fácil penetrar en el mercado de la otra empresa.
  • Se incrementan las operaciones. Cada una de las compañías sigue manteniendo su propia actividad a la que se le suma las de la joint venture. De esta forma las empresas se expanden y pueden llegar a introducirse en varios sectores.

Clases de joint venture

Existen varios modelos de joint venture. A continuación exponemos una clasificación de joint venture según su finalidad.

  • De proyectos. Su finalidad es desarrollar un proyecto con una limitación de tiempo.
  • De inversión (BOT: Build/Operate/Transfer). El objetivo es crear una empresa dilatada en el tiempo para desarrollar unas actividades determinadas.
  • De tipo concentrativo. Las empresas participantes en la joint venture deciden centralizar en la nueva empresa resultante sus elementos o núcleos de negocio.
  • De coinversión. Se caracteriza por el aporte monetario o de bienes que hacen cada una de las empresas. El propósito es obtener mayores utilidades de las que se pudieran alcanzar de manera individual, como la incorporación de nuevos mercados y economías de escala.
  • De alianzas estratégicas. En estos modelos de joint venture no es necesario el aporte de capital. Lo que se suman son los aportes de características de cada empresa. Dichas características se ponen a disposición de todos los contratantes.
  • Horizontales. Las empresas participan en la misma fase económica.
  • Verticales. Las empresas están en fases económicas distintas.
  • Conglomerados. Las empresas tienen actividades distintas.
  • Equity Joint Ventures (EJV).  También denominada societaria. El acuerdo implica la creación de una nueva sociedad. Esta última tiene personalidad jurídica propia respecto a las empresas participantes.
  • Contractual o Non-Equity Joint Ventures (CJV). Las compañías colaboran sin crear una nueva sociedad. Es decir, realizan actividad en común. Pero establecen una serie de contratos o acuerdos de colaboración. En ellos se establecen cláusulas que especifican qué parte hará cada empresa, la repartición de ganancias y riesgos o la utilización de convenios auxiliares.

Otra clasificación de joint venture

Por otro lado, podemos realizar otra clasificación de modelos de joint venture según:

Desde el punto de vista legal y organizacional

  • Societaria.
  • Contractuales.

Según el tipo de contrato pueden ser para:

  • Proyectos manufactureros
  • Industrias extractivas
  • Industria de la construcción
  • Proyectos comerciales.
  • Investigación y desarrollo.
  • Actividades financieras.
  • Prestación de servicios.

Según el papel de los socios:

  • Un socio dominante o líder.
  • Administración y operación compartida.
  • Independientes.

Según la naturaleza del contrato:

1. Clasificación de joint venture clásica:

  • Bilateral o multilateral.
  • Oneroso aleatorio. Se establecen los riesgos y beneficios, pero no hay un conocimiento claro de cuáles serán las ganancias y pérdidas.
  • Tacto sucesivo. Las actividades se realizan de forma continuada.
  • Consensual. Es aquel donde se establecen los objetivos principales de la negociación. Y que se tendrá en cuenta para el resto de contratos o acuerdos.
  • Intuitu personae. Las personas físicas o jurídicas se vinculan mediante un contrato para buscar los beneficios del acercamiento con la otra empresa debido al know-how que ésta tiene, por el mercado en el que opera, etc.

2. Clasificación de joint venture comercial:

  • Asociativo
  • Colaborativo
  • Plurilateral funcional.

Ventajas y desventajas de joint venture