Tipos de presupuestos

El asunto monetario es esencial para las empresas y los emprendedores. Por muy buenas que sean tus ideas, si tu planteamiento carece de una base económica bien pensada, aquello no va a conseguir despegar. De ahí que tengas, sí o sí, que manejar perfectamente todo lo relacionado con el tema de los presupuestos. Además de saber qué es, conviene que conozcas los distintos tipos de presupuestos.

El presupuesto de una empresa debe ser concebido como una parte de un plan integral, en el que se conjuguen materias como la estrategia general, la organización de todos los departamentos, la mercadotecnia o los sistemas de control e información, entre los más destacados. A final, el presupuesto no es otra cosa que un documento que recoge de forma organizada los resultados de un plan previo. Esta definición supera a la que se daba tradicionalmente, ya que pone un foco importante de la atención en la proyección hacia el futuro, no se trata de una mera exposición de las cuentas de la empresa.

Cómo hacer un presupuesto
Imagen: create jobs 51 || Shutterstock

Clasificación de presupuestos

Por otro lado, está claro que podríamos hablar de tantos tipos de presupuestos como de empresas distintas existen. Aun así, sí es posible hacer una clasificación de presupuestos atendiendo a distintos criterios. Estos son los 5 más utilizados:

  • Según el periodo de tiempo que abarcan, hablamos de presupuestos a corto o largo plazo.
  • Según el sector en el que se mueve la empresa, los presupuestos son públicos o privados.
  • Según el campo de aplicabilidad dentro de la empresa, se dividen los presupuestos en dos grandes grupos, los financieros y los de operación.
  • Según su flexibilidad, hay presupuestos variables y presupuestos fijos.
  • Según la técnica que se use para evaluarlos, están los presupuestos estimados o los presupuestos estándares.

¿Qué clases de presupuestos podemos encontrar?

Aunque ya hemos visto de que existen diferentes formas de hacer una clasificación de presupuestos, lo verdaderamente importante es que manejes cuáles son las clases de presupuestos más comunes y así encontrar fácilmente la fórmula que mejor responsa a las necesidades de tu negocio. Estos son:

  1. Presupuesto maestro. Engloba todos los modelos de presupuestos. Reservado para las grandes compañías para obtener valores globales de sus cuentas. Se suele presentar en los cierres fiscales anuales o como análisis de periodos contables largos.
  2. Presupuesto de flujo de caja. Este, por el contrario, se recomienda para pequeños negocios o aquellos en los que sea fácil hacer el arqueo de caja. Y es que, consiste en delimitar un periodo corto de tiempo, un mes como máximo, y desglosar a diario los ingresos y gastos. El objetivo es valorar si el negocio es viable en términos económicos.
  3. El presupuesto de ventas e ingresos es un variable del anterior, sólo que en el documento se describen una a una las cantidades y se presenta un balance final de resultados o beneficios.
  4. Presupuesto de producción. Esta modalidad es probablemente la más usada, en especial en las operaciones de compraventa. Consiste en que la parte que va a proporcionar un producto o servicio presenta a la que está interesada en obtenerlo, un documento en el que figuran los detalles del coste de su producción (mano de obra, materias primas, trabajo subcontratado…). Es muy útil para simplificar operaciones comerciales complejas.
  5. Presupuesto operativo. Es el que recoge, en datos económicos, la previsión futura de la actividad de la empresa. Es esencial porque de sus resultados depende el resto de presupuestos de la empresa. Se realiza teniendo en cuenta el mayor número posible de variables externas, aunque no haya control sobre ellas.

No hemos recogido absolutamente todos los tipos de presupuestos que hay, aunque con los seleccionados se recogen las líneas básicas de actuación de cualquier proyecto empresarial o negocio. Aquí puedes conocer mucho más acerca del presupuesto y obtendrás más variedades de presupuesto empresariales.

Presupuestos para empresas