Ventajas e inconvenientes de la financiación ajena

¿Quieres poner en marcha un negocio y no dispones de los recursos suficientes para poder financiar la empresa desarrollar tu idea? Si es así, es hora de que conozcas las ventajas e inconvenientes de la financiación ajena o externa.

Tranquilo, porque está situación es muy normal. A día de hoy es muy complicado contar con los recursos propios necesarios para financiar un determinado proyecto o realizar un inversión concreta. Así pues cada vez es más frecuente que los empresarios recurran a las fuentes de financiación ajenas.

Riesgos de la financiación externa
Imagen: Jiffy Avril || Shutterstock

Según los plazos para los que se precise la financiación externa se dividen en tipos de financiación a corto plazo, en la que se incluye el crédito comercial, los préstamos y créditos bancarios, el descuento comercial y el factoring; los tipos de financiación a medio y largo plazo, entre los que se encuentran la emisión de obligaciones o títulos de deuda, los créditos para la adquisición de inmovilizado y el contrato de arrendamiento financiero o leasing, entre otros.

Ventajas de la financiación externa

Los beneficios de la financiación ajena son muchos. En primer lugar, genera apalancamiento financiero, que a su vez supone una vía para mejorar los recursos propios. Además, la financiación externa reduce los riesgos para el patrimonio personal, minimizándolos al máximo, sobre todo si tu empresa tiene la forma jurídica de sociedad anónima o sociedad limitada.

Si decides recurrir a la financiación externa irremediablemente tendrás que hacer una planificación que será de gran utilidad para la empresa, pues cuanto más estudiado y desarrollado esté el plan de negocio menos más se reducen la incertidumbre y el riesgo y más apoyos encontrarás en el camino hacia la viabilidad.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en España los intereses asociados a la financiación ajena pueden acogerse a una deducción fiscal, cosa que no sucede con los dividendos si se recurre a la financiación a través de fondos propios.

Finalmente, hay otro aspecto muy positivo que se produce cuando la empresa recurre a la financiación externa: el contraste de ideas con el exterior hará que tu empresa cuente con una apreciable valoración objetiva de un entorno con profesional con el que criterio adecuado.

Desventajas de la financiación externa

Una de los grandes inconvenientes de la financiación ajena es que la empresa cede parte de su independencia a la hora de tomar decisiones a los nuevos inversores. Muchas veces se puede producir un estancamiento en el proceso de toma de decisiones si no está establecido claramente un mecanismo de actuación para este supuesto. Esta situación podría provocar un desaprovechamiento de recursos y oportunidades en la empresa.

Otro de los inconvenientes es que debes pagar intereses por los créditos y préstamos, debiendo devolver la cantidad empleada en un tiempo determinado en el que puede ser que aún no hayas comenzado a generar capital para invertir en la devolución, y esto puede acarrear problemas legales extremos.

La necesidad de atender a unos determinados procedimientos técnicos y legales retrasa la puesta en funcionamiento del nuevo proyecto, pudiendo incluso a darse un retraso que perjudique la idoneidad del momento de activación y ponga en riesgo la viabilidad del mismo.

Con todo, pese al desahogo inicial que supone el uso de fuentes de financiación externa, hay que tener en cuenta los costes de los que suele acompañarse.

Debemos resaltar que no hay que apostar por una fórmula u otra en su totalidad, ya que se puede recurrir a la doble vía. De hecho, trabajando la financiación combinada entre propia y ajena no agotarás la gran mayoría de tus recursos internos y no dependerás completamente de la financiación externa, evitando fases de estancamiento y consulta. Antes de crear una empresa, es necesario que realices una valoración de todas las posibilidades que existen y delimites cuáles son las mejores opciones para financiar de negocio a través de un plan de financiación.

Plan de financiación