Ventajas e inconvenientes de las incubadoras de empresas

Cristina Argudo
Las ventajas e inconvenientes de las incubadoras de empresas siempre están presentes cuando un emprendedor decide apostar por este sistema de financiación y crecimiento. El crecimiento de las incubadoras de empresas en todo el mundo no ha sido casual: han demostrado su utilidad para impulsar nuevos proyectos y negocios, manteniéndose íntimamente ligadas al emprendimiento. Su capacidad para convertir en rentables multitud de proyectos e ideas de negocio, sobre todo los relacionados con la innovación y las nuevas tecnologías, les ha transformado en una figura idealizada por los jóvenes empresarios. Beneficios de las incubadoras de empresas Imágenes: Roman Samborskyi || Shutterstock Sin embargo, antes de recurrir a una incubadora de empresas, un proyecto emprendedor debe conocer los beneficios e inconvenientes de este tipo de programas u organizaciones, para evitar posibles decepciones indebidas.

Ventajas de las incubadoras de empresas

Estos son algunos de los beneficios de las incubadoras de empresas para ser emprendedor e iniciar un nuevo negocio.

Pueden proporcionar apoyo económico

La financiación en las empresas es considerada por los emprendedores como uno de los principales escollos con los que se encuentran para llevar a buen puerto su proyecto.

Uno de los principales beneficios de las incubadoras de empresas es que pueden asesorar sobre el tipo de entidades a las que acudir para solicitar financiación con mayor garantía de éxito o, en algunos casos, facilitar financiación ellas mismas.

Prestan apoyo logístico y de gestión

Si la nueva empresa necesita una sede u oficina, formación, así como consejos e ideas, la incubadora de empresas lo proporciona.

De hecho, una de las principales funciones de las incubadoras de empresas es el apoyo en la gestión, pues los nuevos proyectos suelen presentar déficit en formación por no tener claras algunas ideas sobre organización y las bases para crear una empresa desde sus inicios.

Brindan un trato personalizado

Las incubadoras de empresas tratan de adaptarse a las necesidades de cada uno de los proyectos que impulsan.

Al final, para cada proyecto el asesoramiento y la formación son completamente diferentes.

Ayuda a optimizar los recursos

El asesoramiento facilitado por la incubadora de negocios es muy importante para saber optimizar los recursos disponibles y reducir gastos que, en una empresa que empieza, siempre son demasiados.

Minimizan los riesgos

Por último, y muy importante, las incubadoras de empresas ayudan a los nuevos proyectos a minimizar los riesgos, con la aportación de su conocimiento especializado. Con este apoyo, es posible iniciar un negocio sin riesgos, ya que se posee el asesoramiento necesario para tomar las decisiones adecuadas.

Ello repercutirá en reducir, así, las posibilidades de fracaso. Por lo tanto, podemos decir sin equivocarnos que las incubadoras de empresas impulsan hacia el éxito a los emprendedores.

Inconvenientes de las incubadoras de empresas

En lo que se refiere a los problemas de las incubadoras de empresas, hay que tener en cuenta:

  • Su conocimiento es especializado. Este hecho no es de por sí un inconveniente a no ser que la nueva empresa busque la ayuda de una incubadora de empresas que no esté especializada en su sector. Sí puede ser un inconveniente para nuevos proyectos en sectores que no cuenten con incubadoras de empresas especializadas. Cabe destacar que existen diferentes tipos de incubadoras de empresas dependiendo del modelo de empresas al que se dirijan.
  • Restan independencia. Al solicitar ayuda de expertos, el emprendedor ha de entender que estará sometido a cierta supervisión por parte de las incubadoras de empresas y perderá independencia. Es un pequeño peaje que hay que pagar por la ayuda prestada.
  • Su vigencia es limitada. Las incubadoras tienen como finalidad ayudar a nuevos proyectos pero, una vez que están en el mercado y han comenzado a andar, acaba su servicio. Para pasos posteriores relacionados con crecimiento y consolidación habrá que recurrir a aceleradoras.
  • No todos los proyectos son susceptibles de recibir su ayuda. Los nuevos proyectos de emprendedores que son supervisados por las incubadoras de empresas deben cumplir, por lo general, una serie de requisitos para ser susceptibles de recibir ayuda. Entre estos requisitos, que son muy variables, se cuentan la innovación, la capacidad de generar empleos y riqueza, posibles beneficios sociales a medio plazo, el sector de especialización o el potencial de crecimiento del nuevo negocio.

¿Cómo funciona una incubadora de empresas?