Ventajas e inconvenientes del liderazgo autocrático

Dentro de los diferentes modelos de liderazgo empresarial que podemos ejercer en nuestra organización, uno de los que más dudas genera es el liderazgo autocrático. Generalmente, la palabra autócrata tiene una serie de connotaciones negativas, de ahí esas dudas, pero si logramos dar con el líder adecuado podrá ejercer un excelente liderazgo autocrático que permita a la empresa crecer y sacar adelante todos sus proyectos. La clave está en dar con la persona adecuada, pero aún así este modelo tiene otras ventajas y algunos inconvenientes.

¿Cuáles son las características del liderazgo autocrático?

Pero antes de entrar a valorar los pros y contras del modelo, conviene definir el modelo de liderazgo autocrático. El líder es el centro de todas las decisiones y responsabilidades, su poder es ilimitado y controla a los trabajadores y todas las acciones. Los empleados deben limitarse a obedecer, ya que no tienen ninguna capacidad decisiva. En este escenario, el líder autocrático se autoconsidera como el único capaz de tomar las decisiones adecuadas para la empresa o el proyecto, sin aceptar consejo ni sugerencias de los demás.

Liderazgo autocrático

Rido || Shutterstock


Para que este modelo de liderazgo sea efectivo se antoja imprescindible que el líder cuente con un gran conocimiento del sector y experiencia en la empresa. Si no los tiene, será incapaz de guiar a su equipo hacia el éxito. Debe confiar en sí mismo, ser responsable y tener capacidad de liderazgo para orientar a su equipo y evitar que los empleados tomen sus propias decisiones. Por último, es básico tener la capacidad de respuesta ante cualquier situación sin dudar, ya que la mínima duda puede verse como un síntoma de debilidad.

Beneficios de los líderes autocráticos

Como hemos dicho antes, la clave para el éxito de este modelo está en dar un un líder autocrático que esté plenamente capacitado para ejercer este tipo de liderazgo. Si es así, tendremos a un líder capaz de encontrar el punto de equilibrio entre las diferentes cuestiones que afectan a la empresa y al proyecto, una persona capaz de gestionar los equipos de trabajo y dar las órdenes correctas. La cosa no acaba aquí, ta que también será capaz de analizar el papel de cada empleado para ver si su trabajo se ajusta a las órdenes.

Estos trabajadores pueden sentirse en parte menos presionados, ya que su función se limita a acatar las órdenes del líder, de modo que los empleados no son responsables de los fracasos. Esto hará que el líder autocrático se esfuerce más en tomar la decisión correcta. Finalmente, conviene destacar que estamos ante el modelo de liderazgo ideal para esos trabajadores que necesitan recibir órdenes para ejecutar su trabajo.

Riesgos del liderazgo autocrático

Sin embargo, esas mismas ventajas se pueden convertir en problemas cuando los trabajadores quieren dar sus opiniones sobre el proyecto, las órdenes, las tareas, etc. Cuando no las ven acertadas o si no se tienen en cuenta sus aportaciones, los empleados se pueden sentir infravalorados o perder la identidad con la empresa, de modo que nos arriesgamos a una caída de su rendimiento o incluso a que abandonen la compañía en busca de un empleo donde sí se sientan valorados.

También hay que resaltar que el liderazgo autocrático va en la dirección opuesta a las tendencias actuales en el mundo empresarial. La corriente mayoritaria apuesta cada vez más por la inclusión de los trabajadores en los órganos de decisión, una participación activa que choca frontalmente contra los principios del liderazgo autoritario. Es algo a tener en cuenta antes de adoptar este modelo, ya que puede ser un factor decisivo a la hora de que el talento se vaya de la empresa o de que los procesos de selección de personal fracasen debido a la falta de candidatos válidos.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No