Ventajas y desventajas del outsourcing

Cristina Argudo
El outsourcing se ha presentado a las empresas como una de las herramientas clave para reducir gastos y aumentar beneficios, durante los procesos de fabricación o comercialización. ¿Pero cuáles son las ventajas y desventajas del outsourcing?

La externalización es un modelo que ha llegado para implantarse en las empresas españolas, desde las grandes fábricas que deciden implantar sus sedes en el extranjero, hasta los pequeños negocios que buscan una fuente extra de ingresos.

Sin embargo, cualquier proceso que suponga una ventaja competitiva para la empresa, también puede suponer inconvenientes en caso de que el sistema no se aplique de forma adecuada al negocio, llegando a generar un vacío económico o pérdida de beneficios.

Para ello, vamos a analizar a continuación cuáles son las ventajas del outsourcing y sus inconvenientes más frecuentes, para en función del tipo de empresa, estimar si el uso de este sistema va a ser o no favorable.

Pros y contras del outsourcing
Imagen: nd3000 || Shutterstock

Beneficios de la externacionalización

El modelo de outsourcing conlleva múltiples beneficios y ventajas en las empresas en las que se aplica. Cabe recordar que existen diferentes tipos de outsourcing, por lo que algunas ventajas dependerán del modelo utilizado.

  • Mejora y optimización de los procesos de fabricación, implantando sistemas más innovadores que pueden aportar un extra de valor al producto.
  • Mayor ahorro económico a la hora de en invertir en tecnología, software e infraestructura de última generación , al dejar que sea el socio de outsourcing quien maneje toda la infraestructura.
  • Posibilidad de externalizar aquellas operaciones menos importantes a nivel de facturación para la empresa, y dedicar más tiempo a la focalización en los procesos de negocio básicos.
  • La subcontratación permite que la empresa sea más flexible y tenga mayor capacidad de adaptación, a la hora de experimentar cambios en el mercado.
  • Aumento de la ventaja competitiva al poder atender nuevas e interesantes demandas por parte de los clientes.
  • Ahorro económico a nivel de gestión del equipo, pudiendo incorporar a la empresa nuevos talentos profesionales sin necesidad de aumentar los gastos de personal ni contrataciones puntuales.

Inconvenientes de la subcontratación

No obstante, a pesar de las ventajas que conlleva este modelo empresarial, el outsourcing también supone algunos inconvenientes que deberás tener en cuenta para valorar si tu empresa es candidata a implantar con éxito la tercerización.

  • Existe una mayor vulnerabilidad por parte de la información confidencial de la empresa frente a la contratación interna, ya que los datos son accesibles para fuentes externas al negocio. Tal es el caso, de la externalización de nóminas y preparación de impuestos, o incluso los procesos de fabricación.
  • La comunicación con el equipo externalizado puede resultar menos fluida, hasta el punto de producirse malos entendidos entre la empresa solicitante y la subcontratada, que conlleven pérdida económica en beneficios. Por ello, antes de decidirte por contratar uno u otro equipo, busca referencias e infórmate bien sobre su forma de trabajo.
  • La calidad de los productos o servicios puede reducirse, como consecuencia de la falta de atención de la empresa externalizadora. No hay que olvidar, que cualquier equipo que brinda soluciones de outsourcing estará trabajando al mismo tiempo con muchos clientes, por lo que la calidad a nivel de atención siempre será inferior, que en el caso de una empresa que solo se dedica a ello.
  • También es frecuente que sucedan retrasos en los servicios, como consecuencia de incorporar un eslabón más en la cadena de comercialización. Este tipo de inconvenientes redunda en una pérdida de calidad en el servicio que reciben los clientes, pudiendo traducirse en quejas y problemas en la fidelización del consumidor.

Como vemos, implantar procesos de externalización no supone como tal ventaja o inconveniente, sino que va a depender en gran medida de la capacidad que tenga la empresa contratante para gestionar los procesos en un equipo externo. Antes de crear una empresa es necesario estudiar si es necesario realizar algún tipo de subcontratación para nuestro proceso productivo. Para ello, es necesario realizar un plan de recursos humanos que nos refleje cuáles son las partes que se subcontratarán y cuáles se realizarán por parte de la empresa.

En el caso de querer realizar alguna externalización para tu negocio, es imprescindible que se formalice a través de un contrato de outsourcing donde se definan las características y las cláusulas del acuerdo. Puedes encontrar un modelo pinchando en este botón.

Contrato de outsourcing

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No